Vie. Sep 17th, 2021

No frenar ante un paso de cebra se considera infracción grave, pero también se sanciona cruzarlo sin bajarse de la bici o del patinete.

Según publica EL PAIS, casi la mitad de los fallecidos en accidente de tráfico en zonas urbanas son peatones. Se trata, sin duda, del colectivo más vulnerable y, por lo tanto, debe ser el más protegido. No hay que olvidar que en 2019 se produjeron más de 12.700 accidentes con peatones implicados, y buena parte de los atropellos ocurrieron en pasos de cebra.

Solo la prudencia y el respeto a la normativa pueden reducir estas cifras, y de ahí que la normativa sea estricta para los conductores ante un paso de peatones, en los que las personas que circulan a pie son la prioridad. Estos son algunos de los errores o infracciones más habituales. Y pueden costar muy caros:

1. Cruzarlo sin bajarse del vehículo: tanto una bicicleta como un patinete eléctrico son vehículos. Por tanto, si el conductor va montado sobre ellos al cruzar un paso de peatones, se expone a una multa de 200 euros. Pasa lo mismo que con una moto. El conductor debería bajarse del vehículo y cruzar el paso como peatón. Jordi Marí, abogado de ARAG, recuerda que “esta es una infracción recurrente”. Sin embargo, añade, “hay que tener en cuenta que los ayuntamientos tienen potestad para regular el tráfico y pueden permitir la circulación de bicis u otros vehículos por los pasos de peatones en determinadas condiciones de seguridad. Por ejemplo, que lo crucen a la velocidad de los peatones”.

2. Adelantar: el adelantamiento en los pasos de peatones señalizados está prohibido. La única excepción es realizarlo a una velocidad tan reducida que permita detenerse a tiempo en caso de peligro de atropello. El adelantamiento indebido se sanciona con una multa de 200 euros.

3. No frenar: en un paso de peatones, la preferencia es exclusiva para el peatón y no respetar su prioridad de paso con riesgo para estos supone también una sanción de 200 euros y la retirada de cuatro puntos del carnet.

4. Bloquear el paso de peatones: entrar con el vehículo en un paso de cebra y quedarse detenido en él también se sanciona con 200 euros. En el caso de estar en un atasco, debemos evitar que el coche o moto quede parado donde obstaculice la circulación de los viandantes.

5. Parar o estacionar pisando un paso de peatones: una de las infracciones más habituales es aparcar sobre un paso de cebra. Se considera infracción grave y se sanciona con 200 euros. Y detener nuestro vehículo unos minutos en un paso de peatones, obstaculizando su circulación o constituyendo un peligro para ellos, acarrea también la misma multa.

6. Cruzar la calzada indebidamente: un viandante también se expone a una sanción si no cumple la normativa. Jordi Marí recuerda que “donde exista un paso de peatones, quien se disponga a atravesar la calzada debe hacerlo por él. Cruzar unos metros más adelante o más atrás nos puede salir muy caro. Además del peligro de accidente, una multa de hasta 100 euros”. Cuando no exista paso de cebra, el peatón debe asegurarse que puede cruzar sin riesgo y debe caminar perpendicularmente al eje de la calzada, sin detenerse en ella ni entorpecer el paso a los demás. También está prohibido atravesar plazas o glorietas andando por la calzada, se deberán rodear.

Ciudades a 30 km/h

En siete de cada diez calles españolas ya no se puede circular a más de 30 km/h. Solo se permite alcanzar los 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación. Y la velocidad queda limitada a 20 km/h en calles que dispongan de plataforma única de calzada y acera. La multa por exceder los límites de velocidad en las ciudades puede suponer entre 100 y 600 euros y la pérdida de hasta seis puntos en el carné de conducir.

El objetivo de la nueva normativa es reducir la siniestralidad: menos accidentes y menor gravedad en caso de sufrir lesiones. Según datos de la DGT, la siniestralidad en las carreteras se redujo un 6% en 2019. Pero, a la vez, se incrementó un 6% en las ciudades. Ese año, el 82 % de los 519 fallecidos en accidente en una calle fueron motoristas, peatones y ciclistas, los usuarios más vulnerables.

RELACIONADO

1. Cruzarlo sin bajarse del vehículo: tanto una bicicleta como un patinete eléctrico son vehículos. Por tanto, si el conductor va montado sobre ellos al cruzar un paso de peatones, se expone a una multa de 200 euros. Pasa lo mismo que con una moto. El conductor debería bajarse del vehículo y cruzar el paso como peatón. Jordi Marí, abogado de ARAG, recuerda que “esta es una infracción recurrente”. Sin embargo, añade, “hay que tener en cuenta que los ayuntamientos tienen potestad para regular el tráfico y pueden permitir la circulación de bicis u otros vehículos por los pasos de peatones en determinadas condiciones de seguridad. Por ejemplo, que lo crucen a la velocidad de los peatones”.

2. Adelantar: el adelantamiento en los pasos de peatones señalizados está prohibido. La única excepción es realizarlo a una velocidad tan reducida que permita detenerse a tiempo en caso de peligro de atropello. El adelantamiento indebido se sanciona con una multa de 200 euros.

3. No frenar: en un paso de peatones, la preferencia es exclusiva para el peatón y no respetar su prioridad de paso con riesgo para estos supone también una sanción de 200 euros y la retirada de cuatro puntos del carnet.

4. Bloquear el paso de peatones: entrar con el vehículo en un paso de cebra y quedarse detenido en él también se sanciona con 200 euros. En el caso de estar en un atasco, debemos evitar que el coche o moto quede parado donde obstaculice la circulación de los viandantes.

5. Parar o estacionar pisando un paso de peatones: una de las infracciones más habituales es aparcar sobre un paso de cebra. Se considera infracción grave y se sanciona con 200 euros. Y detener nuestro vehículo unos minutos en un paso de peatones, obstaculizando su circulación o constituyendo un peligro para ellos, acarrea también la misma multa.

6. Cruzar la calzada indebidamente: un viandante también se expone a una sanción si no cumple la normativa. Jordi Marí recuerda que “donde exista un paso de peatones, quien se disponga a atravesar la calzada debe hacerlo por él. Cruzar unos metros más adelante o más atrás nos puede salir muy caro. Además del peligro de accidente, una multa de hasta 100 euros”. Cuando no exista paso de cebra, el peatón debe asegurarse que puede cruzar sin riesgo y debe caminar perpendicularmente al eje de la calzada, sin detenerse en ella ni entorpecer el paso a los demás. También está prohibido atravesar plazas o glorietas andando por la calzada, se deberán rodear.

Ciudades a 30 km/h

En siete de cada diez calles españolas ya no se puede circular a más de 30 km/h. Solo se permite alcanzar los 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación. Y la velocidad queda limitada a 20 km/h en calles que dispongan de plataforma única de calzada y acera. La multa por exceder los límites de velocidad en las ciudades puede suponer entre 100 y 600 euros y la pérdida de hasta seis puntos en el carné de conducir.

El objetivo de la nueva normativa es reducir la siniestralidad: menos accidentes y menor gravedad en caso de sufrir lesiones. Según datos de la DGT, la siniestralidad en las carreteras se redujo un 6% en 2019. Pero, a la vez, se incrementó un 6% en las ciudades. Ese año, el 82 % de los 519 fallecidos en accidente en una calle fueron motoristas, peatones y ciclistas, los usuarios más vulnerables.

ARTÍCULO ACTUALIZADO EL 08/06/2021 | 11:43 H

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad