Sáb. Ene 29th, 2022

La lucha contra el cambio climático es una prioridad para el Parlamento Europeo. A continuación detallamos las medidas en las que trabaja la UE.

Limitar el aumento del calentamiento global a un máximo de 2°C

La temperatura mundial media ha aumentado significativamente desde la revolución industrial y la última década (2010-2019) fue  la década más cálida registrada. De los 20 años más cálidos, 19 han transcurrido desde el 2000.

Los datos del Servicio de Cambio Climático de Copérnico muestran que 2019 fue el año más cálido de los registrado en Europa. La mayoría de las pruebas indican que esto se debe al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por la actividad humana.

La temperatura media global es hoy 0,94°C – 1,03°C más alta que a fines del siglo XIX. Los científicos consideran un aumento de 2°C en comparación con los niveles preindustrializados como un umbral con consecuencias peligrosas y catastróficas para el clima y el medio ambiente.

Por esta razón, la comunidad internacional está de acuerdo en que el calentamiento global debe mantenerse por debajo de un aumento de 2°C.

¿Por qué es importante la respuesta de la UE?

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, la Unión Europea es el tercer emisor de gases de efecto invernadero más grande del mundo, después de China y EEUU. 

Los esfuerzos de la UE están dando sus frutos. En 2008, la Unión se fijó el objetivo de reducir estas emisiones en un 20%, en comparación con los niveles de 1990, para 2020. En 2019, las emisiones disminuyeron en un 28%.

¿Cuáles son los objetivos de la Unión?


Según el Acuerdo de París, la UE se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40% por debajo de los niveles de 1990 para 2030. Además, en virtud del Pacto Verde Europeo, la UE se ha comprometido a alcanzar las emisiones netas cero para 2050. Ha puesto en marcha varias medidas para alcanzar este objetivo. El Parlamento aprobó la nueva Ley del Clima de la UE en junio de 2021, que fija la reducción de las emisiones para 2030 en al menos un 55% y convierta el compromiso político de alcanza la neutralidad climática para 2050 en una obligación legal.

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero


La UE ha implantado diferentes tipos de mecanismos según el sector.

Para reducir las emisiones de las centrales eléctricas y la industria, la UE ha establecido el primer mercado importante de carbono con el Sistema de comercio de emisiones (ETS, por sus siglas en inglés), las empresas tienen que comprar permisos para emitir dióxido de carbono (CO2), por lo que cuanto menos contaminen, menos pagan. Este sistema cubre el 40% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE.

Para los otros sectores, como los edificios o la agricultura, las reducciones se lograrán a través de los objetivos de emisiones nacionales acordados, que se calculan, sobre la base del producto interior bruto per cápita de los países.

Con respecto al transporte por carretera, en la primavera de 2019, el Parlamento Europeo respaldó las legislaciones para reducir las emisiones de CO2 en un 37,5% para los automóviles nuevos, el 31% para furgonetas y el 30% para los camiones nuevos para 2030.

Hasta ahora, no existían requisitos de la UE para que los barcos reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero. Los eurodiputados votaron en septiembre de 2020 a favor de incluir el transporte marítimo en el Sistema de Comercio de Emisiones europeo a partir de 2022 y de establecer requisitos vinculantes para que las compañías navieras reduzcan sus emisiones de CO2 en al menos un 40% para 2030.


La UE también quiere utilizar el poder de absorción de CO2 de los bosques para combatir el cambio climático. El Parlamento votó en 2017 un reglamento para prevenir las emisiones resultantes de la deforestación y el cambio de uso de la tierra (LULUCF, en sus siglas en inglés).

Además, está previsto que la Comisión Europea presente una propuesta a finales de este año sobre un mecanismo de ajuste en frontera por emisiones de carbono, que alentaría a las empresas dentro y fuera de la UE a descarbonizar. Con esta herramienta se pretende fijar un precio a la importación de ciertos productos que provengan de países de fuera de la UE menos ambiciosos respecto al clima. Su objetivo es evitar la fuga de carbono, que ocurre cuando las industrias trasladan la producción a países con reglas de emisión de gases de efecto invernadero menos estrictas.


Obtenga más información sobre las medidas de la UE para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Abordar el desafío energético

La UE también lucha contra el cambio climático con una política de energía limpia adoptada por el Parlamento en 2018. El objetivo es aumentar la proporción de energía renovable consumida al 32% para 2030 y crear la posibilidad de que las personas produzcan su propia energía verde.

Además, la UE quiere mejorar la eficiencia energética en un 32,5% para 2030 y adoptó una legislación sobre edificios y electrodomésticos.

Los objetivos sobre energías renovables y eficiencia energética se revisarán en el contexto del Pacto Verde Europeo.

Conozca los beneficios y desafíos que presenta el hidrógeno.

El Pacto Verde Europeo


El Pacto Verde Europeo es una hoja de ruta para que Europa se convierta en un continente neutral para el clima en 2050. Uno de sus objetivos es un marco legal para el clima: la ley del clima de la UE, que será legalmente obligatoria para todos los países de la UE en 2021.

En julio de 2021, la Comisión presentó el paquete «Objetivo 55», el conjunto de instrumentos legislativos de la UE encaminados a cumplir los objetivos marcados en el Pacto Verde Europeo. Incluye la revisión de la legislación sobre renovables, eficiencia energética, ETS, un nuevo mecanismo de ajuste en frontera del carbono y normas más estrictas en materia de emisiones de CO2 para turismos y furgonetas.

Más información sobre el Pacto Verde Europeo.

Fondos de la UE para el clima

Para financiar el Pacto Verde Europeo, la Comisión Europea presentó en enero de 2020 el plan de inversión para una Europa sostenible, cuyo objetivo es atraer al menos un billón de euros de inversión pública y privada durante la próxima década.
Según el plan de inversión, el fondo de transición justa está diseñado para apoyar a las regiones y comunidades más afectadas por una transición verde, por ejemplo, regiones que dependen en gran medida del carbón.
Para alentar la inversión en actividades ambientalmente sostenibles y evitar que los fondos se destinen a proyectos de «lavado verde» que dicen ser verdes, pero en realidad no lo son, la UE ha introducido nuevas reglas para definir lo que califica como actividades verdes o sostenibles.

Como parte del presupuesto de la UE a largo plazo y de los esfuerzos para avanzar hacia la recuperación, la UE destinará más financiación para agricultura; el programa de investigación Horizonte Europa; el programa LIFE, de medio ambiente; el Fondo de Transición Justa, y los fondos regionales y cohesión, destinados a proyectos en línea con la ambición climática.

Noticias del PARLAMENTO EUROPEO

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad