Vie. Sep 17th, 2021

NOTA DE PRENSA 

FSE Unida convoca una manifestación presencial delante del Ministerio de Sanidad el próximo martes, 25 de mayo, ante la imposición del Ministerio de adjudicar 10.000 plazas de Formación Sanitaria Especializada de forma irregular 

Cientos de plazas de Medicina de Familia y otras especialidades pueden quedar vacantes colapsando el Sistema Sanitario Nacional.

 Madrid, 13 de mayo de 2021

 Con motivo de la publicación de la resolución del Director General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, por la que se convocan los actos de adjudicación de plaza correspondientes a las pruebas selectivas 2020 para el acceso en el año 2021, a plazas de Formación Sanitaria Especializada (FSE) para las titulaciones universitarias de grado/licenciatura/diplomatura de medicina, farmacia, enfermería y ámbito de la psicología, la química, la biología y la física, la  plataforma FSE Unida, que engloba a más de 15.000 aspirantes a una de las plazas de formación en el Sistema Nacional de Salud, hace un llamamiento a los opositores a una manifestación presencial, en frente del Ministerio de Sanidad, el próximo martes, 25 de mayo. 

Desde el primer momento el Ministerio de Sanidad, con Salvador Illa al frente, dilató los plazos para la convocatoria de la prueba MIR/EIR/BIR/QIR/RFIR/PIR/FIR, siendo anunciado a finales de noviembre la fecha del examen para el 27 de marzo, 3 meses más tarde de lo habitual, debido a las complicaciones de la pandemia. Esta situación, si bien dejó en la incertidumbre a muchos aspirantes, ya que la falta de información durante todo el proceso ha sido una constante, fue entendida como un sacrificio que se aceptó con rigor por la situación epidemiológica de aquel momento. En esos días de “no campaña” del entonces ministro Illa, su equipo contestó a cientos de aspirantes FSE por RRSS que la elección de plazas sería presencial si la situación epidemiológica mejoraba y lo  permitía. Sin embargo, Illa se fue a Cataluña y Carolina Darias se convirtió en la nueva Ministra de Sanidad. 

Pasaron los meses y el Ministerio, con Darias al frente y la Dirección General de Ordenación Profesional (DGOP), con el dr. Vicenç Martinez al timón, practicaron un ejercicio de mutismo total en torno al proceso de FSE. Durante mucho tiempo aseguraban que estaban estudiando y creando un nuevo protocolo para el acceso al examen del día 27 de marzo de los casi 30.000 aspirantes inscritos,  protocolo que resultó en la prohibición expresa, bajo pena de multa de 600.000  !, de acudir al examen si se era contacto estrecho de CoViD-19, sin dar ninguna otra opción ni posibilidad, vulnerando el derecho fundamental recogido en la ley de la relación con la Administración, en la que figura que en caso de imposibilidad, la Administración tiene el deber de proporcionar los medios y recursos necesarios para que el aspirante/opositor pueda realizar la prueba. A pesar de este maltrato sistemático a los que serán en semanas la vanguardia del Sistema Nacional de Salud (SNS), los miles de aspirantes FSE decidimos que era más importante continuar con el proceso  por el bien de toda la ciudadanía. Sin embargo, a pesar del decaimiento del Estado de Alarma (EdA), de la apertura de fronteras, los conciertos multitudinarios y la afición de nuevo en los campos de fútbol, el Ministerio quería seguir imponiendo una vía telemática en diferido, por lo que los aspirantes nos reagrupamos y formamos la plataforma FSE Unida, con el fin de luchar por lo que considerábamos la imposición de un sistema defectuoso, con cientos de errores probados y con la opinión en contra de Colegios de Médicos y Enfermería, Sindicatos y Asociaciones médicas y científicas. Ese mismo sistema telemático quiso ser impuesto el año anterior y una sentencia en contra del TSJ obligó a rectificar y volver al sistema mixto de elección, presencial y telemático. Debido a esto, el Ministerio en un revanchismo más común de políticos que de un organismo que debe velar por los intereses de sus profesionales, modificó en el BOE las bases de la convocatoria para dificultar esta vez la vía legal, por lo que nos vimos obligados a hacer que el Defensor del Pueblo investigará el proceso. 

Desde FSE Unida nos reunimos con todos los activos de la profesión médica y del ámbito sanitario, recabando su apoyo sin fisuras, siendo tal, que hasta la propia DGOP nos convocó a una reunión a la que asistió dña. Pilar Carbajo, Subdirectora de Ordenación Profesional, para dar respuesta a las reivindicaciones que expusimos en una carta al Ministerio y de la que se hizo eco los medios de comunicación. En dicha reunión, nos aseguró, como después haría el propio Vicenç Martinez en la mesa redonda del Consejo General del Colegio Oficial de Médicos (CGCOM), que el sistema sería telemático en llamamiento por turnos, como estaba planteado el año pasado. Sin embargo, hoy mismo en la propia resolución el Ministerio ha decidido dilapidar todo el sistema de elección FSE, obligando a los aspirantes a hacer listas de opciones de más de 8000 puntos y con una adjudicación telemática en 1 día, sin posibilidad de cambios y con la incertidumbre de no saber que  plazas quedan vacantes ni cual se es asignada, quedando un proceso totalmente manipulable y no garantista ni transparente. Este sistema acaba con la elección por turno de llamamiento y vulnera muchos aspectos entre los que nos gustaría destacar: » En primer lugar, y tratándose de la especialidad médica más relevante por su número de  plazas, queremos destacar la peculiaridad de Medicina Familiar y Comunitaria. Esta especialidad, en concreto, no se elige teniendo en cuenta hospital o centro de salud, sino las denominadas Unidades Docentes (UD), es decir, una red de centros sanitarios. Consecuentemente, los aspirantes deben prever los compañeros que han escogido esa misma UD para poder considerar si el hospital o Centro de Atención Primaria que ellos desean tiene aún plazas vacantes. Esta capacidad de elección, se vuelve imposible de realizar si la elección se efectúa con un sistema adjudicatario de lista cerrada única. » Uno de los aspectos que más nos preocupan es la falta de transparencia que puede derivar de llevar a cabo un proceso en diferido e invariable. Tradicionalmente la elección era de carácter público y el aspirante tenía la capacidad de ver en directo que plazas son escogidas con anterioridad a su turno, pudiendo recalibrar su propia lista y las prioridades de la misma según la marcha, derecho que consideramos indispensable a día de hoy. » Así mismo, si existe un punto que debe llamar la atención, no solo a los aspirantes, sino a la Administración y a la ciudadanía en general, es la posibilidad de un aumento de las  plazas vacantes. Con el sistema actual de lista diferida, la posibilidad de que sea adjudicada una plaza de formación añadida en la lista “de relleno” es alta.

En circunstancias normales, el aspirante, al tener que elegir en el momento y en directo, con su propia lista interna y sus inquietudes, podía decidir cambiar de especialidad o dejar  pasar su turno, optando a una nueva convocatoria al año siguiente. Sin embargo, ante las nuevas circunstancias, la probabilidad de que los aspirantes rellenen la lista con plazas que en ningún momento han llegado a considerar, únicamente por el miedo a quedarse sin  plaza o por el mero hecho de completar un listado, puede derivar en que varias de esas  plazas finalmente queden vacantes al no presentarse el aspirante al puesto, en detrimento de otros opositores que desearían poder escoger esa misma plaza. » Otro punto que puede generar desigualdad entre los propios aspirantes es el hecho de tener que hacer una lista de prioridades con tantas opciones como el número que el aspirante haya obtenido. Es decir, un aspirante que tenga el puesto 1000, deberá hacer una lista con 1001 opciones, y quien tenga un puesto 7000, una con 7001 opciones, algo que vemos imposible de realizar. » Así mismo, uno de los aspectos que pueden derivar en problemas de desigualdad y brecha digital es la exigencia por parte de la Administración de tener firma electrónica y/o clave  permanente para relacionarnos con la misma y acceder al sistema de asignación de plazas, ya que se nos obliga a la totalidad de los aspirantes a poseer y hacer uso de la misma. » En otros aspectos a tener en cuenta, queremos poner en valor la capacidad y posibilidad hasta el momento de los aspirantes a “correr lista”, es decir, a poder elegir plaza con un número de orden mayor al que le corresponde por derecho de puntuación final. Aunque no se trate del eje principal de esta reivindicación, si que es cierto que es una posibilidad y derecho que hasta el momento gozaban todos los opositores y que al realizar un sistema telemático no en directo, se pierde. Por todo esto, y ante el abuso de autoridad y la vulneración de todos los derechos de los casi 30.000 aspirantes a FSE, hemos decidido convocar una manifestación presencial, para reivindicar nuestras legítimas aspiraciones. Para ello, contamos con el apoyo sin fisura de la mayor parte de sindicatos, colegios y asociaciones de profesionales de la Salud del Estado. 

Alejandro Cuéllar de la Rosa. -Portavoz FSE Unida-

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad