Mié. Ago 4th, 2021

En nuestro país viven 6.265.153 niños menores de 14 años mientras que el número de canes registrados supera los 7 millones. En las últimas décadas los chuchos pasaron de ser animales con una función determinada a ser compañeros de vida, miembros de la familia y parte de la cuenta bancaria

ISAAC ASENJO Madrid Miércoles, 21 julio 2021, 23:122

Publicado en Canarias7.

«Cuando desaparece un perro noble y valiente, el mundo se torna más oscuro, triste y sucio», escribe Arturo Pérez Reverte en ‘Perros e hijos de perra’. Cuenta el autor en estas glosas caninas que «no existe mejor alivio para la melanconía y la soledad» que la compañía de uno de estos ‘peludos’, ni «lealtad tan conmovedora como la de sus ojos atentos, sus lengüetazos y su trufa próxima y húmeda». Y ante esta amistad -cuasi religiosa- entre la especie humana y la canina, son muchos los que han cambiado roles y ascendido posiciones en la sociedad y en la tan criticada por el Papa Francisco ‘cultura del bienestar’. En los últimos 20 años los perros han pasado de ser animales con una función determinada a ser compañeros de vida, miembros de la familia y parte de la cuenta bancaria (un estudio reciente arroja que las facturas de las necesidades básicas de los canes asciende a los 37,19 euros al mes). 

Hay cada vez más espacios ‘pet-friendly’ a la vez que brotan los ‘Adults Only’. No sin polémica. Datos con los que alguna que otra generación se llevaría las manos a la cabeza es que el 40% de los hogares españoles cuenta con una mascota mientras que los nacimientos registraron a final de 2020 el dato más bajo de los últimos 80 años. según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La tendencia es a la baja por décimo año consecutivo -sólo interrumpida en el 2014. Este país envejecido tiene cada vez más ancianos, menos niños y más perros.

Según un informe elaborado por la agencia de investigación GFK, en España, el 35% de las personas de hasta 36 años tenían un animal en casa frente al 32% de los adultos de más de 52 años. Datos que llevaron a que la revista Forbes se planteara en un artículo si los Millenials estaban sustituyendo a los bebés por las mascotas.

Según el INE habría 6.265.153 niños menores de 14 años en España mientras que el número de mascotas registradas asciende a los 13 millones, de los cuales algo más de 7 millones son canes, según datos de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC). Los datos no son al 100% completos puesto que no todos los dueños de animales registran a su perro con microchip -como es obligatorio- ni tampoco el total de las comunidades autónomas obligan a inscribir a los gatos. Otro estudio elaborado por ANFAAC elevaba la cifra a 28 millones de mascotas, donde 3.795.139 eran gatos y 6.733.097 perros y el resto peces, reptiles, pájaros y pequeños mamíferos como conejos o hurones.

‘Ciudades de perros’

En Madrid por ejemplo hay doble de posibilidades de cruzarse con una persona paseando a un perro que con una pareja con carrito de bebé. Según datos del Ayuntamiento en la capital de España habitan 282.315 canes frente a los 152.009 niños de entre 0 y 4 años. En puntos concretos, esa regla se mantiene incluso con niños menores de 10 años. Y no es el único sitio. En la Comunidad Valenciana las huestes perrunas superan ya considerablemente a las de niños: más de 964.445 perros frente a 734.520 chavales de menos de 14 años. Un perro por cada 5,18 habitantes.

En Cataluña están censadas casi 1,5 millones de mascotas, de las que el 85% (1,2 millones) son perros, según Identificación de Animales de Compañía (AIAC). Por el lado de los niños, hay 1.165.865 menores de 14 años en la región.

Del mismo modo ocurre en Asturias, comunidad que destaca por ser la región europea con la tasa de fecundidad más baja, donde nacieron menos de 5.500 niños en 2020. Y no solo en la franja de edad más baja. En el Registro de Identificación de Animales del Principado (Riapa) figuran más de 163.000 perros, mientras que la comunidad solo tiene 117.550 vecinos menores de 16 años. Cabe destacar que Gijón es la quinta ciudad española con mayor censo de perros por habitante. Tiene 36.180 canes registrados veterinariamente con chip frente a 272.202 habitantes

La soledad como factor

Entre los factores y razones de este desequilibrio no solo parece estar la falta de hijos entre la generación de los nacidos entre 1980 y 2000 -ya sea por dificultades económicas, laborales o simplemente por un cambio de paradigma entre gran parte de este 25% de la población española- sino también al envejecimiento de la población. Cada vez más personas viven solas y se acompañan de un ‘amigo’ de cuatro patas para hacer frente a ese desamparo.

De acuerdo a una investigación de mercado realizada en los Estados Unidos, el 80% de los dueños de mascotas expresan que su compañía los hace sentir menos solos. Casi 9 de cada 10 (89%) personas que recibieron una mascota por culpa de la soledad reconocen que su animal de compañía los ha ayudado a sentirse menos solos. Una cuarta parte de los dueños de mascotas entrevistados afirmaron que habían adquirido un animal para mejorar su salud mental, mientras que los encuestados mayores de 55 años lo hacían con mayor frecuencia (55%).

«La investigación científica muestra que las mascotas tienen un impacto positivo en nuestra salud y bienestar», asegura Steven Feldman, director ejecutivo de Habri. «Los conocimientos de esta investigación resaltan aún más cómo el vínculo humano-animal puede desempeñar un papel clave para ayudar a aliviar la soledad y el aislamiento social», agrega. 

Seres vivos y no cosas

Este fenómeno está teniendo su reflejo también en el marco legal. El Congreso apoyó el pasado mes de abril, con el apoyo de todos los grupos menos Vox, tomar en consideración una Proposición de Ley por la que los animales dejarán de ser considerados meras cosas y pasarán a ser reconocidos como seres sintientes en la legislación española, lo que permitirá a la justicia, entre otras cuestiones, determinar su régimen de custodia en procesos de divorcio o separación. Una norma que responde a la mayor sensibilidad que existe con los animales.

Aunque esta circunstancia no ha hecho que se frene la cantidad de perros abandonados en los refugios del país. España sigue siendo uno de los primeros países en la lista de abandono de perros y gatos.

Las protectoras de animales de España recogieron el año pasado alrededor de 268.000 perros y gatos abandonados, un 6,7% menos que el año anterior, de los que 162.000 fueron canes, un 11,5% menos que en 2019, mientras que aumentaron ligeramente las adopciones. Se trata del primer descenso de animales abandonados registrado en años, según la nueva edición del estudio ‘Él Nunca lo Haría’ 2020 de la Fundación Affinity, Detalla además que los motivos de abandono más usuales son por factores económicos -un 25%-, camadas no deseadas -con un 21%-, o problemas de comportamiento animal -un 12% de los casos-. El fin de la temporada de caza pasa de ser la tercera causa a la cuarta con un 10% de los casos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad