Sáb. Feb 27th, 2021

Una legislación polémica

Si la división en el feminismo ya se había explicitado a lo largo del último año en torno a la elaboración de una ley trans y la libre determinación de sexo, la publicación del borrador del Ministerio de Igualdad oficializó las profundas desavenencias y el inicio de un nuevo y duro pulso en torno al texto legislativo. Las posiciones de detractoras y defensoras están en estos momentos en las antípodas, con la maquinaria preparada para poder incidir en el ante­proyecto de ley.

Desde Confluencia Movimiento Feminista (CMF), una plataforma que agrupa a centenares de asociaciones vinculadas al feminismo clásico o radical, se empezó ayer mismo a analizar jurídicamente el texto al entender que “no puede ser ley”. A falta del análisis a fondo del borrador completo, un texto garantista y que cuenta con 39 artículos, estos colectivos feministas pusieron el foco en dos aspectos. El borrador –señalaron– supone un ataque a los derechos de las mujeres, basados en el sexo. La raíz de la opresión sobre las mujeres se basa precisamente por haber nacido con el sexo mujer y eliminarlo –es decir, que cualquiera se pueda autodeterminar al respecto– pone en peligro las políticas de igualdad.Lee también

La base del consenso está en las garantías jurídicas del derecho a la identidad, se indica desde colectivos trans

Otro de los grandes caballos de batalla reiterados desde el feminismo radical es el que hace referencia a los menores. El texto, se indicó, va contra la infancia. Se va a permitir que se medicalicen, se hormonen y se traten cuerpos de menores sanos, se indicó, “bajo la premisa acientífica de que han nacido en el cuerpo equivocado, cuando lo que se ha de cambiar son los roles de género que encorsetan”. En esta línea, se puso también el foco en el “peligro” del artículo que hace referencia al papel de los progenitores, que se ponen bajo la lupa de la ley “si perjudican el desarrollo social del menor”.Lee también

GRAF2467. MADRID, 04/07/2020.- Colectivos agrupados en Confluencia Trans durante la concentración celebrada esta tarde en la Puerta del Sol, en Madrid, para reclamar una ley estatal. EFE / Victor Lerena.

Desde los colectivos que defienden el derecho de las personas trans a la libre determinación de sexo y género, sin un proceso médico previo o un informe psicológico, se indicó que el texto es una base sólida para garantizar lo que subrayan son “derechos humanos” de las personas trans. En esta línea, consideran que sí que será posible reconducir el enfrentamiento cuando se demuestre que “hay garantías jurídicas” en el trámite que deberán realizar quienes quieran cambiar su sexo en el registro. “La ley debe velar para que no haya fraudes de ley”.

Será un trámite administrativo, señalaron las fuentes consultadas, con plenas garantías, lo que puede facilitar llegar a un acuerdo, ya que no va a erosionar la lucha por la igualdad.

FELGTB, Fundación Triángulo y Chrysallis en una reunión con el Ministerio de Igualdad#{emoji}13; FELGTB#{emoji}13; 01/02/2021

Como ya se ha señalado, la ley trans en los términos en los que se ha elaborado enfrenta al Gobierno de coalición por las posi- ­ciones diferentes entre el PSOE y Podemos, aunque debe señalarse que el feminismo no lo conforman bloques partidistas y también hay disparidad de criterios.

Después de que se diese a conocer la ley, desde el Gobierno se recordó que esta es la propuesta de Igualdad, y que los ministerios afectados tienen que evaluar el borrador.

En cuanto a la polémica en torno a los menores, desde los sectores que defienden la libre determinación de género se recordó que los tránsitos de los menores ya se está realizando en las autonomías que tienen una ley aprobada, sin que se hayan generado polémicas. Una ley estatal facilitaría, según señalaron, que “cualquier menor trans tenga los mismos derechos viva en la comunidad que viva”. Y se recordaba que el Tribunal Constitucional ya dictó una sentencia favorable a que los menores “con suficiente madurez” y “situación estable de transexualidad” puedan cambiar su sexo en el registro.Lee también Cristina Sen

La ley trans enciende el feminismo

En esta enconada disputa hay muchos matices, y desde sectores del feminismo y desde el PSOE se quiere dejar claro que es necesario mejorar los derechos de las personas trans, pero sin que ello suponga que el sexo es algo elegible, como un “deseo propio de las políticas neoliberales”. Pero se advierte que las políticas “generistas” son un intento de erosionar los avances del feminismo.

La filósofa Amelia Valcárcel, una de las principales referentes del feminismo en España, señalaba en las redes sociales que aprobar una ley tal como está en estos momentos formulada en el borrador “acabaría con todas las leyes de igualdad y algunos artículos de la Constitución”.Lee también Cristina Sen

FOTO: MANÉ ESPINOSA. MANIFESTACION FEMINISTA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA POR PASEO DE GRACIA

Los colectivos de personas trans esperan que la ley pueda estar aprobada dentro de un año, en un trámite que no será sencillo. Desde el Ministerio de Igualdad se indicó que se mantienen los planes de llevar el anteproyecto de ley trans y el de igualdad LGTBI en esta primera quincena de febrero. El anteproyecto debe servir, según este departamento, como base de negociación.

Se argumenta desde Igualdad que el borrador se basa en los textos que se negociaron en el 2019 en el Congreso y que no se aprobaron porque decayó la legislatura. Pero no se aprobaron porque desde el PSOE se puso expresamente el freno. De un enfrentamiento que empezó larvado, la ley trans ha sumido al feminismo en una guerra abierta.

——————–

*Publicado en La Vanguardia. 3/2/2021

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad