Mar. Abr 13th, 2021

La entrada primaveral, que tendrá lugar a las 9.37 horas , permitirá observar dos eclipses, tres lunas llenas, dos lluvias de meteoros y numerosas constelaciones

N.S. / Europa Press

Hoy, a las 9.37 horas, concluirán las frías jornadas invernales para dar paso a una primavera que, según la Aemet, será más calurosa de lo normal. Su duración será de 92 días y 18 horas, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), del Instituto Geográfico Nacional (IGN) del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

A lo largo de la estación se producirán dos eclipses. El primero de ellos será el 26 de mayo, de tipo lunar, pero no se avistará desde España. El 10 de junio tendrá lugar un eclipse anular de Sol, apreciable de manera parcial desde el territorio español. Asimismo, habrá tres lunas llenas. La primera se dará el 28 de marzo, encadenándose con las siguientes cada 29 o 30 días, concretamente el 27 de abril y el 26 de mayo.

Planetas

También se podrán observar los planetas. Durante toda la primavera, al amanecer serán visibles Júpiter y Saturno, y al anochecer se verá Marte; Mercurio en el mes de mayo y, a partir de finales de abril, Venus.

Además, se producirán dos lluvias de meteoros importantes, las Líridas y las Eta acuáridas. La primera se podrá contemplar desde el hemisferio norte entre el 16 y el 25 de abril, pero según el OAN este 2021 no será un buen año para la observación, puesto que su máxima actividad, que se espera tenga lugar entre el 21 y el 22 de abril, coincidirá con la fase lunar de cuarto creciente. 

La lluvia de meteoros de las Eta acuáridas es visible todos los años entre el 19 de abril y el 28 de mayo. Su observación es más favorable desde lugares ubicados en el trópico, como las Islas Canarias.

Al contrario que con las Líridas, la Luna decreciente y la máxima actividad de esta lluvia, entre el 5 y el 6 de mayo, permitirán verla sin problemas.

Constelaciones

Respecto a las agrupaciones ficticias de estrellas, conocidas como constelaciones, la primavera favorece su vigilancia al ser las noches son largas y hace menos frío que en el invierno.

Una de las constelaciones más características es Leo, fácil de localizar hacia el sur tras la puesta de Sol por su forma de signo de interrogación invertido. Mirando hacia su norte, será igual de reconocible la Osa Mayor. Hacia el este de Leo, destacan las constelaciones de Virgo y del Boyero, cada una con una estrella brillante, Spica en Virgo y Arturo en el Boyero.

La estación de primavera que comienza hoy se alargará durante 92 días y 18 horas

La estación de primavera que comienza hoy se alargará durante 92 días y 18 horas

El triángulo formado por estas dos estrellas y por Régulo en Leo se denomina triángulo de la primavera, y su localización en el cielo proporciona un buen punto de partida para empezar a explorar el resto de constelaciones.

Observaciones particulares

Con grandes prismáticos o un pequeño telescopio, dotados de un filtro lunar adecuado, es posible contemplar el relieve de la Luna, aclara el OAN, que recomienda ir observándolo noche tras noche mientras va creciendo su iluminación, con el objetivo de poder ver aparecer nuevos accidentes orográficos.

Cuando la noche es más oscura, se pueden intentar visualizar el complejo de nebulosas de Orión, el grupo de las estrellas Pléyades y el resto de supernova, conocido como la nebulosa del Cangrejo; así como las lunas más brillantes de Júpiter y hacer un recorrido por la franja estrellada que constituye la Vía Láctea.

Aficionados o profesionales podrán darse cita durante toda la temporada para contemplar desde el Archipiélago los prodigiosos fenómenos naturales.

Principales consecuencias

Aumento del deseo

  • La subida de temperaturas provocan cambios hormonales y un aumento de la actividad social, que mejoran el estado de ánimo y aumentan el deseo sexual. Tiene mucho que ver la vitamina D, que interviene de forma directa en el estado de ánimo y los niveles de testosterona.

Rendimiento escolar

  • Afecta negativamente, ya que decrece la concentración al contar con más vitalidad y tener más ganas de pasar el tiempo al aire libre con amigos.

Astenia primaveral

  • Consiste en una sensación de debilidad y falta de vitalidad, tanto física como intelectual, que reduce la capacidad para trabajar e incluso realizar las tareas más sencillas. No se trata de una enfermedad, sino de una dificultad en el proceso de adaptación de unas condiciones a otras.

Alergias

  • Esta estación tan esperada trae consigo la floración de un gran número de plantas y, con ella, la aparición de los molestos síntomas alérgicos a causa del polen, sufridos por aproximadamente 8 millones de alérgicos en España

Salud mental

  • Quienes padecen trastornos psicológicos como depresión o ansiedad pueden sufrir variaciones en la sintomatología. Esto es debido a los cambios de luz, temperatura y en el ambiente.

Agorafobia

  • El temor por los espacios descubiertos suele acrecentarse durante los meses primaverales, que es cuando la gente comienza a salir más a causa del clima

Afecciones cutáneas

  • Con la llegada del buen tiempo, los hongos y las bacterias recuperan fuerzas ampliando también su foco de actuación. Ademas, el incremento de la exposición solar y la sequedad que arrastra la epidermis por los meses de frío, requerirán medidas especiales para el cuidado de la piel.

Sistema respiratorio

  • A diferencia del caso de las alergias, los síntomas del resfriado no suelen durar mas de una semana y aparecen de manera progresiva. Se disparan los casos de rinitis, conjuntivitis y faringitis, y empeoran los casos de asma bronquial.

Sistema digestivo 

  • Las diarreas y la salmonelosis son otras de las afecciones de origen bacteriano que proliferan en el equinoccio primaveral. Se debe, principalmente, al aumento de las temperaturas y de la humedad que contribuyen a la propagación de bacterias en alimentos mal conservados.

Fortalecimiento corporal

  • La vitamina D ayuda en la absorción del calcio, favorece el fortalecimiento de los huesos, y también desempeña un papel muy importante en el sistema nervioso, muscular e inmunitario.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad