Mié. Ago 4th, 2021

El borrador de la norma que ha abierto una agria polémica en el feminismo y entre los socios de Gobierno permite a las personas que no se sienten hombre ni mujer no poner el sexo en el DNI

La ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso en octubre de 2020.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso en octubre de 2020.JUAN CARLOS HIDALGO / EFE

Según informa El País, el Ministerio de Igualdad ya tiene listo el borrador de la Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans, una norma incluida en el acuerdo de gobierno entre Unidas Podemos y PSOE que ha abierto una agria brecha en el movimiento feminista y entre los socios del Ejecutivo y que prevé cambios de calado para el colectivo.

El principal es el de la libre autodeterminación de género, que supone que cualquier persona puede cambiar su nombre y sexo en el registro civil solo con una declaración expresa, a partir de los 16 años. Esa es también la edad mínima que queda establecida para tomar las decisiones sobre tratamientos hormonales. La norma prevé el reconocimiento de las identidades no binarias —aquellas personas que no se sienten ni hombres ni mujeres— y la posibilidad de eliminar la mención al sexo en los documentos oficiales de estas. También abre el acceso a tratamientos reproductivos “a las personas trans con capacidad de gestar”.

La oposición de parte del feminismo a esta norma —entre ellas, algunas representantes históricas del movimiento más cercanas al PSOE— ha abierto una brecha entre los socios de Gobierno. En verano, un argumentario del PSOE, firmado entre otros por la vicepresidenta Carmen Calvo, alertaba de los mismos riesgos que subrayan ahora algunas feministas históricas, como el de que la nueva ley conlleve el “borrado de las mujeres” y que llevan meses alertando sobre nociones “problemáticas” como la autodeterminación de género. Opinan que este reconocimiento puede introducir “conceptos ambiguos y jurídicamente inseguros” que modifican lo que se entiende por sexo, género, identidad o igualdad.

El Ministerio de Igualdad lleva meses de reuniones con una veintena de colectivos LGTBI y trans para tratar los pormenores de la futura ley, cuyo borrador se basa en una iniciativa presentada por Unidas Podemos en 2017 y también en una ponencia de la Comisión de Justicia publicada en marzo de 2019, impulsada por el propio PSOE y respaldada por unanimidad. Hace una semana se reunieron la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, para abordar el desarrollo de esta propuesta y de la ley LGTBI. El entorno de Montero asegura que esperan llevar el borrador al Consejo de Ministros ya en la primera quincena de febrero, sin embargo, el entorno de la vicepresidenta no dio fecha de cuándo echará a andar la tramitación. El borrador, con fecha de este martes, fue distribuido por el Ministerio de Igualdad entre las organizaciones que han participado en su elaboración. Fuentes del Gobierno señalan que al documento ―que no entran a evaluar― le falta todavía un largo recorrido, que incluye los informes de otros ministerios y organismos.

SEGUIR LEYENDO EN EL PAÍS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad