Mié. Ago 4th, 2021

El pleno aprobó el 6 de julio el reglamento temporal que permitirá a los proveedores web seguir detectando, eliminando y denunciando de manera voluntaria contenido sobre abuso de menores.

La pandemia de Covid-19, según los datos de Europol, ha llevado a la proliferación de material sobre abusos sexuales a menores.

Abuso de niños en internet y engaños pederastas durante la pandemia

Los delincuentes se han aprovechado de que los niños han pasado más tiempo en internet y sin supervisión debido a las medidas de confinamiento. Los casos de extorsión sexual y de engaños pederastas, que consisten en que un adulto se gana la confianza del menor para poder abusar de él sexualmente, aumentaron. Utilizan cámaras web, dispositivos conectados y salas de chat en redes sociales, así como videojuegos para llegar a sus víctimas y, al mismo tiempo, permanecer en el anonimato gracias a las tecnologías como la nube informática o la «Internet oscura». El uso de estas tecnologías por parte de los infractores ha dificultado que las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley detecten, investiguen y procesen el abuso sexual infantil en línea.

Según el informe anual de Internet Watch Foundation (IWF), los proveedores de servicios de internet en Europa se han convertido en la mayor fuente de material sobre abuso sexual infantil del mundo.

Frenar el abuso sexual infantil a la vez que se protege la privacidad

El Parlamento Europeo respaldó el 6 de julio el reglamento temporal que permite a los proveedores de servicios de correo electrónico, chat y mensajería detectar, eliminar y denunciar de manera voluntaria contenido sobre abusos sexuales a menores, así como usar tecnologías de escaneado contra intentos de captación de menores para abusar de ellos.

El material sobre abusos sexuales a menores puede detectarse a través de la tecnología «hashing»,  que escanea el contenido, como imágenes y vídeos, o los datos de tráfico, mientras que la inteligencia artificial y los clasificadores se utiliza para analizar los textos y los datos de tráfico, en busca de patrones de captación. Las comunicaciones por audio están excluidas de las reglas.

El informe señala que las tecnologías utilizadas deberán ser las menos intrusivas posibles para la intimidad y no deben ser capaces de comprender la sustancia del contenido, sino que únicamente deben detectar pautas que apuntan a un posible abuso sexual de menores en línea. Tampoco habrá injerencias en ninguna comunicación protegida por el secreto profesional, por ejemplo, entre los médicos y sus pacientes.

Cuando no se haya detectado ningún caso de abuso sexual infantil en línea, todos los datos deberán borrarse inmediatamente después de ser tratados y de forma permanente en un plazo de tres meses.

Antecedentes

Las normas se han aprobado después de que se alcanzara un acuerdo informal con el Consejo el 29 de abril de 2021. La modificación legislativa se aplicará por un máximo de tres años, o menos si hay un acuerdo entre tanto sobre una normativa permanente. En julio de 2020, la Comisión anunció que propondría a lo largo de 2021 una solución permanente para combatir el abuso sexual de niños en internet.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad