Mié. Jun 16th, 2021

Wert solo dará el complemento ministerial a quienes tengan beca general por falta de recursos La partida para estudiar en el extranjero ha caído un 71% desde 2011

 /  /  Madrid / Sevilla 4 NOV 2013 – . El País

La Universidad de Bolonia, en Italia, es uno de los destinos más codiciados por los Erasmus españoles. / M. N.
El Ministerio de Educación solo dará este curso ayuda económica a los Erasmus que a su vez sean beneficiarios de una beca general (las destinadas a los alumnos con bajos recursos económicos). Cualquier estudiante podrá seguir optando al Erasmus (el prestigioso y exitoso programa de movilidad de estudiantes de educación superior entre los países europeos), pero si no es becario de esa ayuda general solo recibirá la parte que llega desde la Comisión Europea (una media 133 euros mensuales) y las que, en su caso, dé la comunidad autónoma (por ejemplo, 200 euros en Cataluña o 272 en Andalucía), pero no la del ministerio (el curso pasado, unos 180 euros mensuales de media).

Es decir, si no hay ayuda de la comunidad (muchas las han reducido enormemente o eliminado en los últimos años), buena parte de los alumnos verán reducido el importe de su ayuda a menos de la mitad. Entre ellos, miles de estudiantes que ya están de Erasmus en estos momentos y que contaban con ese dinero. Dos ejemplos: en la Universidad de Granada, el 31% de los Erasmus son a su vez beneficiarios de becas generales; en la Complutense, en torno al 20%; así que la reducción afectaría al 69% y 80%, respectivamente.
Más de 39.000 alumnos participaron en el programa en el curso 2011-2012 (últimos datos publicados). España es a la vez el país que más Erasmus envía a otros países y el que más recibe desde otros Estados. 
Más allá del debate sobre la conveniencia o no de concentrar en este grupo las ayudas en tiempos de crisis –“El objetivo es garantizar que la aportación llegue a los estudiantes participantes en el programa comunitario de movilidad con más bajos ingresos”, dice la orden del ministerio firmada el mismo día de la huelga general educativa, el 24 de octubre-, el resultado inmediato es que les han cambiado las reglas del juego a mitad de partido a miles de estudiantes que ya están actualmente de Erasmus o están a punto de viajar y que contaban con ese aporte ministerial.

Fuente: Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos.
La indignación entre los estudiantes no ha hecho más que crecer en las últimas horas en las redes sociales. Laura Zornoza, alumna de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, el sábado escribió una carta abierta en la web change.org llamando la atención sobre el recorte. Ya la han firmado 20.000 personas. “Se supone que son unas becas por méritos, no por condición económica. Yo tengo un siete y medio y no voy a ver un euro”, se lamenta Laura que es “damnificada en el futuro”. Tras las Navidades se irá a Hamburgo (Alemania). Con los 115 euros mensuales que le abonará la Unión Europea y los 150 que esperaba recibir del ministerio pretendía pagarse la residencia. Por suerte allí el transporte lo paga la universidad y su familia puede apoyarla económicamente. Pero no todo el mundo puede. “Tengo amigos que dentro de dos meses tenían que solicitar el Erasmus del año que viene y no van a hacerlo. Para nosotros es mucho dinero. Te trastoca los planes”.
La cuantía de la beca no se recibe mes a mes, sino en una o dos entregas, y los estudiantes, mientras tanto, adelantan el dinero. Los requisitos para obtener esta beca son el expediente académico, el nivel de conocimiento del idioma de estudio en el país de destino y el currículum vítae (y adicionalmente requisitos específicos que pueden fijar los centros, si es necesario).
Con “sorpresa” recibió el rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, los cambios introducidos por el ministerio en las becas Erasmus. Los responsables de esta universidad, que tiene 2.000 alumnos estudiando fuera gracias a este programa, se enteraron de los cambios la semana pasada. “Podían haberlo comunicado en junio o julio para que los alumnos supieran las condiciones con las que se marchaban”, apunta González Lodeiro. “No entiendo que se haga una vez iniciado el curso, cuando los estudiantes se van en septiembre al extranjero”. La Universidad de Granada es la que más Erasmus envía fuera cada año.
En este momento, González Lodeiro calcula que unos 1.000 alumnos de Granada están ya fuera estudiando. Y solo el 30% de ellos son beneficiarios de la beca general, con lo que el 70% restante se quedará sin los 100 euros mensuales que creían que iban a recibir del ministerio. Con todo, González Lodeiro resalta que la ayuda complementaria que tiene la Junta de Andalucía no se verá afectada.
En una nota, el ministerio de Educación asegura: «Para que la ayuda realmente tenga sentido -en cantidad y en tipo de beneficiarios- la cuantía debe ser superior a la de cursos anteriores (esos 120 euros), de modo que quienes de verdad se encuentran en peor situación económica puedan beneficiarse de estas ayudas». La ayuda del ministerio será este curso de un máximo 300 euros mensuales, pero la cuantía final dependerá del número de solicitantes y del dinero disponible.
Y la aportación del ministerio a las becas Erasmus ha caído un 71% desde 2011: de 67,2 millones a 18 millones en 2014, dos millones más, en todo caso, del dinero destinado a este programa este año 2013. Esto se suma a la desaparición de las becas Séneca que, nacidas hace 13 años, eran un programa de movilidad similar al Erasmus, pero dentro de España. Y más en general, se une al endurecimiento de los requisitos académicos para acceder a esas becas generales.
«Con esta decisión, el Gobierno pretende hacer de la aportación complementaria a los estudiantes Erasmus una ayuda verdaderamente social, que garantice la igualdad de oportunidades», concluye la nota del ministerio. Nada dice de los que se verán afectados este año con el curso ya empezado.

De haberlo sabido…

E. SILIÓ
Ayer, a las cuatro de la tarde, cuatro Erasmus en Foggia (sur de Italia) crearon una página en las redes sociales para movilizar a sus compañeros de toda Europa. Cuando a las tres de la mañana se fueron a la cama, eran más de 4.000 inscritos. Alguno reconoce que no se lo ha dicho a sus padres para evitarles el disgusto por unas horas. Los cuatro —Iñaki Talens (Educación Física, Valencia), Germán Fernández (Medicina, Sevilla), Alex (Derecho, Jaén) y Fernando (Marketing, Almería)— aseguran que no hubiesen solicitado la «beca» de haberlo sabido. En Foggia son unos 60 Erasmus españoles. «Dicen que nunca había habido tanto. Claro, como para no si no dan un duro», ironizan por Skype. Sus compañeros turcos reciben unos 800 euros mensuales y ellos creen tener dinero hasta marzo. Planean trabajar algunas horas, pero en la Puglia hay poco trabajo y mal pagado. Una amiga, también española, cobra tres euros la hora como camarera.
La casa de Iñaki en Foggia se ha convertido en una oficina y allí con sus portátiles están los estudiantes «moviendo» la Red y organizando concentraciones. Hay un encuentro de Erasmus programado por la UE en Roma a mediados de mes. Una ocasión propicia para manifestarse pero no todos pueden permitirse gastarse 150 euros en el viaje. Ya el retorno a casa por Navidades es un exceso, pero sus familias no entenderían que no fuesen. La vida en Foggia no es muy cara —pagan 240 euros de piso— pero la comida sí. Así que sus familias les mandan paquetes desde España. «Yo he recibido ya dos cajas de 30 kilos», cuenta Iñaki. Han cobrado el 80% de la ayuda de la UE (el 20% restante al finalizar la beca) y en el caso de Álex 2.000 euros de la Junta de Andalucía. El dinero andaluz no siempre llega a tiempo así que prefieren no contar con él. «Tengo una amiga a la que aún le deben sus 1.000 euros de un Erasmus en Portugal el año pasado», cuenta la almeriense María Fernández, desde Módena, en el norte de Italia. Sus gastos allí son mayores: 310 euros de casa más gastos como la calefacción imprescindible en esas latitudes.
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad