Jue. Feb 25th, 2021

La Unión busca reforzar su identidad en España a través de una red activa de colegiales implicados, según informa El País

Los alumnos de 4º de secundaria de La Serranía, de Alpuente, convertidos en embajadores de Europa.

Cuando Nerea de la Torre aceptó hace 14 años hacer sus prácticas de profesora de Inglés en el centro La Serranía su padre no daba crédito: “Allí no van ni los cuervos”. Y es que en el pueblo de Alpuente, en el interior de Valencia, hay tanta calma que algunos docentes de fuera se deprimen y a veces nieva tanto en invierno que se quedan aislados. Pero Nerea se “enamoró” de esta localidad y allí sigue. Coordina a sus 14 compañeros en el proyecto Escuelas Embajadoras del Parlamento Europeo, con el que este pretende “dar la oportunidad de experimentar la ciudadanía europea: lo que significa la Unión en la vida cotidiana y lo que se puede hacer para lograr en el futuro la Europa deseada”. Es decir, demostrar que esa institución tan aparentemente aburrida que determina nuestras vidas tiene una cara apasionante.

España gasta en sus erasmus la mitad que en 2011

Este año, que el proyecto cumple cinco años, La Serranía participa por primera vez. En 1900 Alpuente tenía 3.000 vecinos y hoy apenas 600. Nerea teme que con la despoblación terminen cerrando secundaria, con 35 escolares. Hay otros 38 entre infantil y primaria. “Esta es una gran oportunidad de tener visibilidad”, dice. Los de 4º de ESO son los embajadores júniors del proyecto. “Mis alumnos, hijos de pastores y ganaderos, suelen sentirse inferiores y con pocas ambiciones. Así que cuando nos eligieron —no teníamos esperanzas— me dijeron: “Somos pequeños, pero parece que importamos para Europa”.

SEGUIR LEYENDO EN EL PAÍS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad